Take It Easy

¿De qué va?

Take It Easy es un juego familiar en el que deberemos construir líneas de colores continuas en nuestro tablero. Así de fácil. Pero no os dejéis engañar, nunca hacer líneas del mismo color fue tan complicado.

¿Quién puede jugar?

Es un juego familiar en el que pueden jugar de 2 a 6 jugadores. La edad recomendada para jugar es a partir de 8 años y las partidas suelen durar unos 20 minutos.

¿Cómo son los componentes?

El juego está compuesto por 6 pequeños tableros, uno para cada posible jugador. Además cada participante dispone de 27 fichas hexagonales. En cada una de estas fichas hay 3 líneas dibujadas de diferentes colores y un número encima de cada una. Los materiales son de buena calidad.

¿Cómo se juega?

El vídeo no pretende ser una descripción exhaustiva del juego. Para eso es necesario leer bien las instrucciones. El objetivo es que os hagáis una idea de las mecánicas y ver si encaja con lo que estáis buscando.

¿Qué aprenderemos?

Take It Easy es un juego familiar en el que tenemos que colocar una serie de losetas hexagonales sobre un tablero individual. Cuando el tablero esté lleno, contaremos las líneas que podamos haber completado del mismo color. Cada una de estas líneas tiene un valor con lo que cuando acaba el juego, la primera cosa que hay que hacer es sumar. El juego es ideal para el cálculo mental en esta parte final. Además cuando se está jugando también necesitas ir calculando los puntos que puedes obtener con las líneas que vas montando y para eso es imprescindible ir multiplicando mentalmente el valor de las losetas que vas colocando.

Es un juego de reglas muy sencillas, pero en el que la estrategia será clave para poder ganar. Hay que pensar en hacer la línea más larga con el mayor valor posible y eso nos obligará a elaborar una estrategia, que si bien puede ser sencilla para los mayores, no deja de ser interesante para los más pequeños de la casa.

Por último decir que el juego nos situará en la complicada elección de abandonar algunas líneas para obtener otras de mayor valor, con lo que tendremos que aceptar a renunciar a algo para obtener un beneficio mayor. Eso sí que es un aprendizaje fundamental en la vida y en muchos juegos.

Nuestra opinión

Take It Easy es un clásico. Uno de esos juegos que ya tienen unos años, pero su simpleza, unido a la dificultad que tiene para hacer muchos puntos, hace que estemos ante un juego que nunca falla. A nosotros nos recuerda al bingo. Un jugador va cantando piezas y el resto las va colocando en sus tableros. Cuando el tablero está lleno, el juego se acaba. La genialidad es que hay 27 piezas para colocar y el tablero solo tiene 19 espacios, con lo que en cada partida hay 8 piezas que no salen. Eso hace que el juego sea muy rejugable, ya que las piezas que compondrán nuestro tablero siempre serán diferentes.

Estamos ante otro de esos juegos rápidos de explicar, pero en el que las decisiones que tomaremos en cada momento no serán fáciles. Una de las cosas que menos nos gusta es que prepararlo es un poco tedioso si no tenemos las fichas bien ordenadas en la caja. Os recomendamos siempre guardar todas las fichas del mismo color juntas. Eso hará que preparar el juego sea un momento. En caso contrario, estarás un rato separando piezas de diferentes colores.

Otra de las ventajas del juego es que no tiene entreturno. Es decir, todos los jugadores juegan a la vez y eso hace que las partidas sean ágiles. Hay que decir que es igual de divertido a dos jugadores que a más de dos.

¿Lo compro?

Si te ves reflejado en las frases siguientes, te recomendamos que compres el juego.

  • Busco un juego de explicación rápida con normas sencillas.
  • Busco un juego para toda la familia.
  • Busco un juego en el que podamos jugar todos a la vez sin esperar a que alguien acabe su tirada.
  • En casa nos encanta la mecánica del bingo.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *